Extraer y usar combustibles fósiles es costoso y dañino para el medio ambiente, la energía solar es gratuita y fácilmente abundante: si pudiéramos capturar toda la energía del sol que brilla sobre la Tierra durante solo una hora, podríamos alimentar al mundo entero durante un año.

El beneficio ambiental de la energía solar es que la electricidad producida por paneles solares es limpia, renovable y libre de emisiones.

Si bien la mayor parte de la electricidad generada en México, se produce mediante la quema de combustibles fósiles como el carbón y el gas natural, la generación de electricidad con energía solar y otros recursos renovables, como la energía eólica e hidroeléctrica, no genera emisiones de dióxido de carbono o contaminantes atmosféricos locales.